Estas aquí:

HomeNoticiasLa exportación a EE.UU. impulsa el sector automotor en México
La exportación a EE.UU. impulsa el sector automotor en México
12 0

Posted by  in Noticias

automotormexico

Brasil produjo 3,1 millones de vehículos de todo tipo en 2014, y México lo ha superado para convertirse en el séptimo mayor productor automotor del mundo.

CIUDAD DE MÉXICO—Gracias a un fuerte estirón de la creciente economía estadounidense, la industria automotriz de México registró una producción y exportaciones récord el año pasado y prevé que la producción aumente aún más en 2015, indicaron el jueves representantes del sector.

Las terminales fabricaron más de 3,2 millones de vehículos, un aumento de casi 10% frente a 2013, y exportaron 82% de esa producción —principalmente a consumidores de Estados Unidos— afirmó Eduardo Solís, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

En un contexto de fábricas nuevas y existentes que intensifican su volumen, Solís pronosticó que México podría fabricar hasta 3,5 millones de vehículos ligeros este año. Calcula una producción anual que llegará a 5 millones de vehículos para el final de la década.

El sector automotriz de México sin duda “es una apuesta segura”, afirmó Solís en una conferencia de prensa.

Los resultados de la industria mexicana contrastan marcadamente con los de Brasil, que en 2014 sufrió un segundo año consecutivo de declives. La demanda interna, que representa alrededor de 85% de las ventas de autos, se ha desplomado junto con la economía brasileña en general.

Aunque México envía vehículos a más de 100 países, y los expertos anticipan un alza pronunciada en sus ventas globales en este año, el destino de las plantas de autos sigue estando estrechamente ligado a los mercados de Norteamérica.

Estados Unidos y Canadá juntas compraron cuatro de cada cinco de los más de 2,6 millones de vehículos exportados el año pasado, señaló Solís. Y aunque las ventas de autos estadounidenses crecieron cerca de 6% en 2014 a 16,4 millones de vehículos, la cuota de mercado de vehículos producidos en México al norte de la frontera trepó en casi 14%.

Los envíos de vehículos mexicanos a Canadá, con 267.000 unidades, se dispararon en más de un tercio el año pasado.

México ha experimentado un auge automotor en la última década, duplicando su producción en 2014 frente a la de 2005. El crecimiento se ha acelerado en los últimos años y los representantes el gobierno y la industria prevén que continuará en ascenso hasta el final de la década.

Nissan, que genera alrededor de un cuarto de la producción total de México, incrementó su producción en su planta expandida en el estado central de Aguascalientes. En el segundo trimestre de 2014, Honda y Mazda comenzaron a producir en plantas en el estado vecino de Guanajuato.

Kia Motors está construyendo una planta en la ciudad norteña de Monterrey, a unos 230 kilómetros del río Bravo, que los ejecutivos de la empresa planean llevar a la web el próximo año y elevar rápidamente la producción a 300.000 vehículos anuales. Una planta de Audi que está siendo construida en el sureste de Ciudad de México y que fabricará todoterrenos de lujo para exportación, también comenzará su producción el próximo año.

Los ejecutivos de Renault-Nissan y Daimler anunciaron en junio planes para producir vehículos crossover de lujo en la fábrica de Nissan en Aguascalientes. BMW indicó que planea producir sus propios vehículos de lujo en una planta que está construyendo en el estado de San Luis Potosí, en el centro norte, hacia 2018.

Ford, General Motors y Volkswagen han emprendido expansiones de miles de millones de dólares.

A pesar de una economía que en general creció poco más de 2% el año pasado, las ventas internas de vehículos mexicanos aumentaron en alrededor de 7% a alrededor de 1 millón de vehículos, apuntó Guillermo Rosales, director ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores.

Mientras que esto marcó una recuperación del colapso en las ventas de la crisis financiera de 2008-2009, las ventas internas siguen estando por debajo de las de 2005, anotó Rosales. Él y otros ejecutivos del sector se quejan de que la importación de casi 8 millones de autos usados estadounidense desde finales de 2005 ha templado la demanda interna de vehículos nuevos.

Los bajos sueldos mexicanos podrían tener algo que ver también. Las promociones de los concesionarios que mantuvieron el aumento promedio en los precios de los vehículos en 1%, frente a los niveles de 2013, también restringieron las ventas internas. Esto equivale a alrededor de 1% de la tasa general de inflación, dijo Rosales.

Fuente: Dudley Althaus / The Wall Street Journal – Video de youtube / fernando echavarri

Leave a comment

* required